31 julio 2007

Cron y las vacaciones

A todo cerdo le llega su San Martín, y yo ya me voy de vacaciones. 15 días, para no hartarme. No me puedo ir del trabajo sin dejar algunas cosas bien atadas. Por ejemplo, las copias de seguridad de la base de datos del sistema de gestión de mi departamento.

Cron lleva siendo el administrador en segundo plano de procesos en Unix y Linux desde hace mucho tiempo. Debido a su simpleza y en conjunción con la potencia de la consola de este sistema operativo resulta ser una herramienta realmente útil. No voy a descubrir nada que no se conozca, pero nunca está de más recordarlo.

Desde la consola debemos editar el crontab (por cierto, el crontab es la aplicación utilizada para controlar el cron) ejecutando crontab -e para editarlo y crontab -l para listarlo. Un vez editado y guardado cron queda activado, no hay que reiniciar el servicio. Un ejemplo de crontab sería este:

SHELL=/bin/bash
PATH=/sbin:/bin:/usr/sbin:/usr/bin
MAILTO=root
HOME=/

# run-parts
# m h dom mon dow command

25 19 * * * /root/sincronizarServidor
15 14 * * * rm /var/www/fotovideo/fotos/*


Las primeras cuatro líneas definen variables de entorno. El campo MAILTO indica la dirección de correo a la que se enviará un mail cada vez que se ejecutan los scripts en crontab. Las dos últimas líneas son los scripts programados. La nomenclatura de cada línea es la siguiente: minuto (0-59), hora (0-23), día del mes (1-31), mes (1-12), día de la semana (0-6, siendo 0 el domingo) y código del script.

La primera línea ejecuta el script /root/sincronizarServidor todos los días a las 19:25 horas (no olvidar dar permisos de ejecucion al script con chmod +x). La segunda línea ejecuta directamente el comando de borrado todos los días a las 14:15 horas. Así de simple.

Así es muy cómodo irse de vacaciones. ¡Qué relax...!

1 comentario:

DraXus dijo...

Jejeje, pues sí, las tareas cron son una maravilla.

Que descanses y te divieras en las vacaciones!